INFORME EJECUTIVO DEL 8vo FORO MUNDIAL DEL AGUA

Informe Ejecutivo del 8 Foro Mundial del Agua, realizado en la ciudad de Brasilia, Brasil del 18 al 23 de marzo del 2018, y fue organizado por el Consejo Mundial del Agua y co-organizado por el Gobierno de Brasil, que estuvo integrado por más de 15,000 personas de todo el mundo.

El Agua es un eje estratégico para el instrumento de los pueblo, es una instrumento de paz pero sobre todo es un derecho humano junto al saneamiento que necesita ser priorizado por los gobiernos ejerciendo las fracciones de mayor recursos para el agua potable y el saneamiento que la seguridad hídrica es un ejercicio democrático de coordinación de esfuerzo político, participativo para catar recurso del sector privado de los políticos, ejecutivo y de la sociedad.

La Misión del Foro es “promover el conocimiento, crear un compromiso político e impulsar  la acción sobre temas críticos del agua en todos los niveles, para facilitar la eficiente conservación, protección, desarrollo, planificación, gestión y uso del agua en todas sus dimensiones de manera ambientalmente sostenible para el beneficio de la vida en la Tierra”; y su lema oficial es “compartir agua”.

Uno de los objetivos del 8 Foro Mundial del Agua es promover los recursos hídricos y los diálogos de cooperación que se sostuvieron.

Es importante destacar que en la Declaración del Foro la Delegación Dominicana estuvimos en total coherencia y de acuerdo unánime en lo que tiene que ver con el agua y el saneamiento a nivel general.

La Declaración comprende que el agua es un derecho humano y república dominicana lo ha comprendido desde antes.

La Delegación Dominicana estuvimos conversando durante la experiencia del evento y decíamos que poco evento del mundo abordan de manera integral el tema del agua, por lo que en esta actividad se abordo la base del tema más la política diplomática, energética, climática, tecnológica, salud, agricultura, hídrica, urbana y cooperación entre otras.

La participación nuestra fue muy destacada en la declaración, en la participación de la mesa redonda y reuniones preparatorias.

El Foro Mundial del Agua, ha constituido al dialogo internacional sobre el agua y ha promovido la acción local, regional y nacional sobre la gestión sostenible del agua en todo el mundo.

En una de la intervención el Señor Even Enmanuel, representante de la Delegación de Haití se expresó a favor de República Dominicana donde dijo que la República de Haití y República Dominicana están trabajando en un plan piloto en las cuencas.

La Delegación de la República Dominicana en el ejercicio de trabajo de la mesa redonda sobre el financiamiento donde tuve presente son:

Se presento un planteamiento global innovador para que el pueblo reciba el bien (ganancia), es decir que como el agua es un bien público los beneficios deben ir al pueblo, porque uno no paga por el recurso (materia prima), la persona hace su inversión y la saca pero la materia prima es publica que es el agua y debe ser retornadas a los servicios energético, es decir al pueblo.

Una de las fotos de la Mesa Redonda de trabajo de la Delegación Dominicana

SIMORED

También se trató de la red hidrológica, la red de medición hidrológica que es importante para planificar y tener la posibilidad y garantía de los servicios hídricos.

El intercambio de experiencias y mejores prácticas entre representante de los gobiernos nacionales, regionales y locales para abordar los pilares del Desarrollo Sostenibles.

El importante trabajo sobre la participación de las empresas del sector privado, para la adopción de medidas sostenibles del agua y saneamiento eficiente incluso a través de compromisos concretos.

Renovar y reforzar el compromiso político para garantizar una acción efectiva e inmediata para superar los desafíos relacionados con el agua y el saneamiento, lograr los objetivos de los ODS#6.

En el foro político de alto nivel sobre desarrollo sostenible se involucran actores público, privados y de la sociedad civil para considerar acciones concretas e inmediatas para alcanzar el  ODS #6 y sus objetivos sobre la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.

Invitar a los gobiernos a establecer o fortalecer políticas y planes nacionales y en su caso sub-nacionales de gestión integrada del agua.

Apoyar el fortalecimiento de acuerdos institucionales de agua nacionales, transparente eficaces, inclusivos y responsables y cuando corresponda sub-nacionales con la participación de todos los interesados pertinente y la consideración de las circunstancia locales en el proceso de formulación de políticas fermentando proceso al mismo tiempo las asociaciones necesarias, la creación de confianza, intercambio e intercambio de información y experiencias entre actores públicos, privados y de la sociedad civil.

Fomentar la cooperación transfronteriza según corresponda de acuerdo con los instrumentos bilaterales, regionales e internacionales pertinentes de los que los países son partes.

Somos un planeta agua, tenemos un compromiso para el mundo y para el presente.

Nuestra Embajada Dominicana en Brasil, quien nos brindo toda su colaboración y apoyo en tan importante evento, estuvo todo el tiempo presente con la Delegación Dominicana a quien le manifestamos todo nuestro agradecimiento en la recepción que nos prepararon.

Tanto el Embajador Alejandro Arias Zarzuela como su equipo de trabajo nos dieron todo su apoyo incondicional desde el inicio hasta el regreso a nuestro país.

Foto de la Delegación Dominicana en la Recepción en nuestra Embajada en Brasil

SIMORED

Recomendaciones:

Recomendar que el MIREX abra una página Web de información Binacional, Formación Técnica sobre Ríos y Proyectos de Agua Potable, Agua Residuales, Residuo Solido, Protección de Cuencas y Calidad de Aguas.

Desarrollar un compendio de los Acuerdos Multilaterales y Bilaterales Online en la Página del MIREX.

Impartir un Curso de Ecología para Diplomático, tanto presencial como online.

Resumen Ejecutivo de la Posición país de la Delegación Dominicana

El agua como recurso vital ligado a un manejo sostenible y confiable que beneficie a los sectores económicos y sociales de un país o región es un tema que se ha convertido crecientemente complejo y problemático particularmente si la demanda global sobrepasa la disponibilidad o si el agua demerita su calidad en su uso.

El Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD) tiene la misión de conducir el proceso de formulación, seguimiento y evaluación de las políticas macroeconómicas y de desarrollo sostenible para la obtención de la cohesión económica, social, territorial e institucional de la nación y en ese sentido el Estado dominicano hace esfuerzos permanentes por enfocarse en estrategias y políticas hacia el recurso agua.

Parte del esfuerzo lo comprende la creación de la Mesa de Coordinación del Recurso Agua, dependiente del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, MEPyD, mediante el Decreto 265-16 del 23 de septiembre de 2016 emitido por el presidente de la República Dominicana. Donde la Cancillería tiene acto de presencia, ya que en la Direccion de Ciencia Tecnologia y Medio Ambiente tenemos un Departamento de Recursos Hídricos y Forestales.

La Mesa de Coordinación del Recurso Agua es concebida como una instancia de coordinación intersectorial, para la elaboración y aprobación de una estrategia integral de manejo del agua en el país, a los fines de preservar la calidad y cantidad de los recursos hídricos que requiere el desarrollo sostenible de la nación.

Una de los retos inmediatos para la República Dominicana (a través del MEPyD y la Mesa de Coordinación del Recurso Agua) es solventar con capacidad y claridad su participación en el Octavo Foro Mundial del Agua el cual se ha convertido en el principal evento mundial de agua y saneamiento.

La misión del foro es “promover el conocimiento, crear un compromiso político e impulsar la acción sobre temas críticos del agua en todos los niveles, para facilitar la eficiente conservación, protección, desarrollo, planificación, gestión y uso del agua en todas sus dimensiones de manera ambientalmente sostenible para el beneficio de la vida en la Tierra”; y su lema oficial es “compartir agua”.

República Dominicana y todos los demás países participantes han tomado el reto frontal de presentar al mundo la estrategia en que los varios protagonistas (responsables y beneficiarios) pueden y deben interactuar en torno al aprovechamiento, cooperación, protección y conservación del agua. En ese sentido, esta convocatoria busca identificar casos de estudio y practicas sobres temáticos relevantes para uno o más países de la región, con potencial de ser multiplicados en otros países o subregiones (dentro de las Américas). En preparación para el evento, la Agencia Nacional de Aguas (ANA) y la Agencia Brasileña de Cooperación del Ministerio de las Relaciones Exteriores (ABC/MRE) han diseñado talleres de trabajo con países de América del Sur, Central y Caribe, con miras a construir una propuesta de "Agenda para el Desarrollo de la Gestión Hídrica" entre países cooperantes.

Los talleres se han organizado en tres etapas. La primera etapa consiste en la realización de tres talleres participativos, siendo el primer con los países de la América del Sur (con el apoyo del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente de Uruguay, en Montevideo) y los dos otros con países de Centroamérica y el Caribe con el apoyo del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo de República Dominicana, en Santo Domingo.

En complemento a lo anterior, el MEPyD se ha dado al difícil esfuerzo de elaborar el documento país que identifique la situación actual del recurso agua en República Dominicana y que pueda mostrar análisis, evaluaciones, reportes, estudios, casos y proyectos en los diversos ámbitos donde el agua es el eje del desarrollo.

El documento dista por mucho ser totalmente inclusivo y se nutre de los aportes directos e indirectos de los participantes en la Mesa de Coordinación del Recurso Agua; enunciando la posición o el estado de las acciones relacionadas al recurso agua en temas centrales y ofrece referencias para profundizar en información más minuciosa si se desea y el mismo se preparó en un escenario nacional donde la demanda de agua superará (o ya supera) a la oferta y donde los aspectos técnicos de ingeniería, son todavía importantes pero igualmente ocurre con aspectos de políticas nacionales en la materia, gobernanza, gestión hídrica, manejo y protección de las fuentes y cuerpos de agua, resolución de conflictos y derechos de agua.

El documento país abarca específicamente nueve ejes temáticos centrales: 1. VISION Y LINEAMIENTOS DE POLÍTICAS; 2. CLIMA Y DISTRIBUCION DEL AGUA; 3. CAMBIO CLIMÁTICO Y GESTION DE RIESGO; 4. GOBERNANZA Y SEGURIDAD HÍDRICA; 5. AGUA Y SANEAMIENTO: DERECHO HUMANO; 6. HACIA UNA NUEVA CULTURA DEL AGUA; 7. AGUA Y ECONOMIA; 8. DESARROLLO Y FORTALECIMIENTO INSTITUCIONAL; 9. CUENCA BINACIONAL y 10: FINANCIAMIENTO DE PROYECTOS DE AGUA.

El tema 1: Visión y Lineamientos de Políticas explica que República Dominicana debe caracterizarse por ser un estado de bienestar y solidario, en armonía con el medio ambiente, donde la disponibilidad del agua, servicios básicos y desarrollo del país resulten suficientes y de calidad para todos los habitantes del país y estén plenamente satisfechos al 2030. También se añade que el Estado dominicano reconoce el agua y el saneamiento como derecho humano y eje estratégico del desarrollo nacional, valorando el agua como recurso en su justa dimensión y un bien económico en proceso de incorporación en las cuentas nacionales.

Se destaca que las diversas actividades productivas económicas y socioculturales, la salud humana y la calidad de vida de los dominicanos se sustentan en gran medida en el uso del recurso agua y que su manejo y conservación se integra a planes y políticas basados en la Estrategia Nacional de Desarrollo - 2030, a los compromisos internacionales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Objetivo 6) y a los diversos convenios ratificados por el Estado dominicano.

En la actualidad, algunos de los sectores más importantes de la República Dominicana se encuentran regulados, tal es el caso del sector eléctrico, el sector bancario, el sector de las telecomunicaciones, entre otros. Sin embargo, hasta la fecha el tema de agua, agua potable y saneamiento todavía se encuentra des regularizado, o más bien es un sector que muestra rezago en materia institucional.

El 26 de enero de 2010 el ordenamiento jurídico dominicano dio un giro primordial con la reforma de la Constitución. Dicha transformación legal sustantiva trajo consigo una extensa serie de innovaciones en el sistema jurídico de la República Dominicana, instaurando aspectos hasta el momento inexistentes, expresando de manera explícita algunos componentes que antes figuraban de manera implícita, tal es el caso de otorgar carácter constitucional al derecho a un medio ambiente sano, así como el reconocimiento del recurso agua como un derecho humano.

El artículo 15 de la Constitución dominicana establece de manera clara e indiscutible que “el agua constituye patrimonio nacional estratégico de uso público, inalienable, imprescriptible, inembargable y esencial para la vida. El consumo humano del agua tiene prioridad sobre cualquier otro uso. El Estado promoverá la elaboración e implementación de políticas efectivas para la protección de los recursos hídricos de la nación.” Reconociendo el recurso agua no solo como un bien de dominio público sino como un derecho fundamental estratégico.

En el tema 2: Clima y Distribución del Agua se presentan generalidades del país y de su inserción en el Caribe isleño, descripciones de su geología, relieve y clima, incluyendo precipitación pluvial y temperatura. En una parte se refieren los servicios ambientales los cuales son reconocidos en el país dentro de un marco legal formado por la ley 64-00 (de Medio Ambiente y Recursos Naturales) y la Ley de Áreas Protegidas. Además, hay un proyecto en el Congreso de la República desde el año 2009-2010 para su aprobación y que avalaría los recursos para implementar la estrategia de conservación en las múltiples cuencas del país. Los Pagos por Servicios Ambientales (PSA) buscan la protección del bosque, tierra y agua. Para República Dominicana contar con agua suficiente tiene un valor fundamental. En esa parte, quienes producen o hacen agricultura en las montañas y laderas de los ríos o en cualquier parte deben ser vistos y tomados en cuenta como “aliados” .

Existe en República Dominicana una estrategia a nivel piloto de PSA en la cuenca del río Yaqué del Norte que reconoce a quien aporta un servicio ambiental en la cuenca alta y lo compensa con un incentivo económico de parte de los que utilizan el recurso agua.

Tema 2 relacionado a Demanda de Agua, el documento país basado en el Plan Hidrológico Nacional muestra los valores de volúmenes de demanda anual de agua para los distintos sectores de usuarios en el período 2005 a 2025. El volumen total de la demanda de agua se estimó en 12,315.44 MMC/año para el 2010, y aumentará a 13,724.85 MMC/año en el 2025. Se confirma que el sector riego seguirá siendo el principal consumidor de agua, por lo que la política de limitar la asignación del recurso a este sector debe ser profundamente analizada, bajo la premisa de que se lograrán aumentos en la eficiencia de riego que liberarán agua para otros usos: agua potable, industria, la actividad pecuaria y el turismo.

Un concepto que se destaca en el tema 2 es un estudio sobre el cálculo de la Huella Hídrica del sector bananero en la República Dominicana, cuyo objetivo consistió en evaluar la huella hídrica azul y verde para la fase agrícola de producción de banano en dos zonas geográficas del país, y se encontró que la huella hídrica total promedio con un muestreo de 102 productores bananeros fue de 9.4 m3/caja (66% azul, 34% verde), indicando la significativa importancia del agua de riego en la producción de banano en República Dominicana y la considerable pérdida de agua azul, es decir, agua de riego que es aplicada al cultivo pero que no es aprovechada por el mismo. Se detectó la tendencia a regar con demasiada agua en un sistema de turnos espaciados sin un adecuado calendario de riego que tenga en cuenta las necesidades hídricas del cultivo.

El tema 3: Cambio Climático y Gestión de Riesgo establece que el Cambio Climático como amenaza es una realidad reconocida que puede afectar en diversas formas a la República Dominicana. El tema es de prioridad e importancia nacional que se demuestra con la creación del Consejo Nacional para el Cambio Climático y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (CNCCMDL) por el Decreto Presidencial 601-08, el 20 de septiembre del 2008, con el objetivo de articular y aunar esfuerzos desde las diferentes instituciones que integran los sectores de desarrollo del país, para combatir el problema global del Cambio Climático cuya presencia primero y sus consecuencias después, no puede ser ignorado ya que cada año se destinan cuantiosos recursos para la recuperación de los daños causados y auxiliar a la población en riesgo.

La Gestión del Riesgo se refiere a las acciones realizadas anteriores a un desastre para reducir los daños/pérdidas a futuro corto, mediano o de largo plazo. La gestión de riesgo comprende el proceso de identificar, analizar y cuantificar las probabilidades de pérdidas que pueden originar los desastres, y realizar las acciones preventivas, correctivas y reductivas correspondientes; es una estrategia desarrollada y fortalecida a nivel nacional y local teniendo como protagonistas a los sectores públicos, privados y sociedad civil en acciones y esfuerzos concretos.

República Dominicana se encuentra en una ubicación geográfica de riesgo por su exposición a amenazas naturales u originadas por el hombre cuyas consecuencias pueden agravarse por factores sociales, económicos y de crecimiento de la población. Los huracanes, inundaciones, sequías, sismos, deslizamientos, incendios, explosiones son ejemplos contundentes de dichas amenazas.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) de República Dominicana, un 60 % del territorio es vulnerable a las inundaciones y de ese porcentaje, entre el 60 y el 70 % está también en situación de riesgo ante posibles deslizamientos de tierra. Además, el país está enlistado como uno de los diez países del mundo que enfrentan la mayor debilidad financiera ante desastres naturales, entre los que se encuentran las inundaciones.

La vulnerabilidad es un “conjunto de condiciones, determinadas por factores o procesos físicos, sociales, económicos, políticos, técnicos, ideológicos, culturales, educativos, ecológicos e institucionales, que aumentan la susceptibilidad de una comunidad al impacto de amenazas y se relaciona estrechamente con la capacidad de las personas y las comunidades.”

En República Dominicana, los sistemas de abastecimiento de agua potable resultan muy vulnerables debido al modelo de gestión aplicado para ejecutar el servicio; por limitaciones en la planificación, diseño y construcción; por la injerencia de la política coyuntural al afectar la calidad del servicio medido con instrumentos fiables; y por el marco institucional confuso. Lo anterior constituye la cuarteta de la vulnerabilidad física de los sistemas.

El tema 4: gobernanza y seguridad hídrica. La gestión de los recursos hídricos y seguridad subraya que la gobernabilidad del agua es un sistema vinculante de orden político, económico, social, ambiental y de gestión; conducente a lograr los objetivos de desarrollo sostenible. La gobernanza del agua es la superación de las dificultades del presente, haciendo que el talento humano asuma con responsabilidad la institucionalidad del sector agua.

La capacidad de enfrentar la crisis del agua, anunciada por los potenciales efectos del Cambio Climático, obliga a cada país, darse a la organización institucional que proporcione seguridad hídrica para la ingesta e higiene humana, y por otro lado hacer uso del agua para producir riquezas, en igualdad de oportunidades, uso sostenible, equidad y uso eficiente para todos los habitantes. No existe receta institucional, y el tema del agua es en esencia de gobernanza en una visión de desarrollo y una economía de bajo contenido de carbono.

El sector del agua posee unas características intrínsecas que lo hacen altamente sensible y estas son:

  • El agua vincula sectores, lugares y personas, así como escalas geográficas y temporales. En la mayoría de casos las fronteras hidrológicas y los perímetros administrativos no coinciden.

La Gestión del Agua Dulce (superficial y subterránea), es una preocupación tanto global como local e involucra a una diversidad de actores públicos, privados y sin fines de lucro en los ciclos de toma de decisiones, de políticas, y de proyectos.

  • El agua es un sector que requiere importantes inversiones de capital y es monopolista, con serias deficiencias de mercado donde la coordinación es esencial. 
  • La política del agua es de por sí compleja y está estrechamente vinculada a los dominios que son fundamentales para el desarrollo, incluyendo la salud, el medio ambiente, la agricultura, la energía, la planificación espacial, el desarrollo regional y la mitigación de la pobreza. 
  • Aunque a distintos niveles, los diferentes países han delegado responsabilidades cada vez más complejas y costosas a los gobiernos locales, lo que resulta en interdependencias entre los distintos órdenes de gobierno que requieren de buena coordinación para mitigar la fragmentación. 

En República Dominicana, el esquema institucional en avanzado proceso de discusión es el de separación de roles en el Ordenamiento del Recurso Agua en un organismo rector como primer nivel, bajo la tutela del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Se añade un segundo nivel, integrado por organismos sectoriales del Estado, tales como agua potable y saneamiento: producción agropecuaria; energía y minas; industria; turismo; agua ambiental y desarrollo de obras hidráulicas de propósitos múltiples. 

El regulador del sistema agua como recurso: La redefinición del INDRHI como Autoridad Nacional del Agua, con funciones de regulador del sistema sin entrar en competencias con las funciones de los organismos sectoriales, para garantizar la transparencia. 

La Autoridad del Agua asigna el recurso a los organismos sectoriales vigila su buen desempeño y controla la descarga en condiciones específicas para cada sector. 

Cada organismo sectorial, tendrá su ley de servicio, también con separación de roles. En el caso de la Ley Aguas Potables y Saneamiento, la rectoría a cargo del Ministerio de Salud Pública se fortalecerá, redefiniendo al Instituto Nacional de Agua Potable y Alcantarillados, como regulador de las prestadoras del servicio sean públicas y privadas en todas las modalidades.

El uso del suelo para asentamientos humanos en República Dominicana crece aceleradamente; en 1996 era de 393.6 km2, duplicándose en el 2003 con 701.4 km2. En el 2012, el uso habitacional alcanzó 1,133 km2, resultando una tasa de expansión urbana del periodo de 46.21 km2/año. 

En los próximos años, la población se concentrará en más de un 80% en los centros urbanos, razón válida para ordenar los recursos y los asentamientos en el territorio, y regular los usos de suelo en el ambiente municipal citadino. 

La gestión territorial vigente, se caracteriza fundamentalmente en cuatro temas nodales. 

  • Modelo de desarrollo de dudosa sostenibilidad en el largo plazo y economía de alto contenido de carbono con marcada asimetría regional y social.
  • Vulnerabilidad ante fenómenos naturales. 
  • Servicios eco sistémicos en riesgos. 
  • Débil Institucionalidad y gobernanza en la gestión del territorio.

La respuesta institucional del poder ejecutivo, es la adopción como política de Estado, de un sistema de ordenación territorial con el objetivo de “ Orientar la organización física, socio-espacial y político–administrativa del territorio nacional dominicano, con el fin de promover un desarrollo territorial más equilibrado, mejorar la calidad de vida de toda la población, preservar el patrimonio natural y cultural para las generaciones futuras, y articular las intervenciones del gobierno central y de los gobiernos locales, con la participación de los actores sociales, económicos y regionales.” 

En el Plan de Ordenamiento Territorial se concibe la cuenca como unidad de planificación, para la gestión efectiva de los recursos naturales, y preservar así, el agua como fuente de vida y eje de desarrollo del país. 

La Dirección General de Ordenamiento del Territorio, del Ministerio de Economía Planificación y Desarrollo, es la entidad de la planificación regional y estratégica, y los Ayuntamiento, según la ley 176-07, autorizan los usos de suelo, bajo los lineamientos de habitabilidad en cuanto a densidad, linderos, vialidad y servicios y seguridad, aunque por el momento se limitan a definir geometría y densidad. 

La iniciativa del Poder Ejecutivo por un proyecto de ley de Ordenamiento Territorial y Usos de Suelo, a través del Ministerio de Economía Planificación y Desarrollo, tiene como propósito crear la plataforma que permita alcanzar el bienestar para todos, procurando que el constante crecimiento de la economía nacional se derrame a todos los segmentos de la sociedad, y que esta, haga uso de su derecho a una buena calidad de vida. 

El tema 5: agua y saneamiento: derecho humano se refiere a la ley 1-12 (Estrategia Nacional de Desarrollo 2030) que estipula para la población dominicana alcanzar el ejercicio pleno del derecho humano al agua y al saneamiento a partir del año 2030. 

La situación actual del sector Agua Potable y Saneamiento (APS), demanda de una acción conjunta para un cambio de conducta en la gestión de los servicios APS, de una urgente modernización y reformas institucionales con clara definición en la separación de roles (rectoría, regulación y prestadores de servicios); y de recursos suficientes para cumplir con los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS).

El concepto APS es de carácter sistémico, orientado a evitar que el agua sea un mecanismo transportador de contaminantes físicos, químicos y, biológicos. El suministro de agua está vinculado en proporción 1:1 con el saneamiento e higiene personal. Aunque la gestión de residuos sólidos está separada, la vinculación con la calidad del recurso se manifiesta en la disposición final, los lixiviados, y el arrastre, sólidos flotantes por efectos de la escorrentía y la salud de la cuenca.

La barrera contra las enfermedades y la disminución de pacientes a centros hospitalarios está integrada por un buen sistema de abastecimiento de agua potable, juntamente con sistemas de alcantarillados sanitarios y pluviales, y con un buen servicio de aseo (recolección, transporte y disposición final de residuos sólidos). 

La población dominicana está asentada en diez regiones administrativas, agrupadas en seis macro regiones o cuencas hidrográficas propuestas en el Plan de Ordenamiento Territorial. Según los resultados del Censo Nacional 2010, el 84% de los hogares reciben agua de los acueductos del país y el restante 16% desde otras vías, aunque las regiones Ozama, Cibao Norte, Cibao Noroeste, Valdesia, Enriquillo, y El Valle de Constanza igualan o superan la media porcentual nacional. En contraste, las regiones Cibao Sur, Cibao Nordeste, Yuma e Híguamo se encuentran por debajo de la media nacional.

El crecimiento anual de la cobertura APS promedio es de 0.76%, por lo que manteniendo la misma tendencia se necesitarían 21 años para dar acceso simple al 16 % la población que actualmente no tiene cobertura. En el servicio de alcantarillado se requerirían al menos 12 años para cumplir con el objetivo 6 sobre Agua Limpia y Saneamiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En el tema 6: hacia una nueva cultura del agua se enfatiza que el país camina hacia el objetivo de uso racional del recurso hídrico, con el programa Cultura del Agua, bajo la responsabilidad del INDRHI. El impacto del programa busca crear sensibilización en las comunidades, centros académicos, y sociedad civil, hacia un cambio de conducta enfocada en la protección de la calidad del agua y uso racional.

El Programa Cultura del Agua ha logrado integrar a instituciones y usuarios en la defensa del agua usando como medio de comunicación la radio, distribuyendo material de lectura, proyectando audiovisuales, impartiendo charlas y conferencias, presencia en las escuelas, en las universidades, en eventos masivos, (ferias) y con las visitas a la Sala del Agua del INDRHI.

A través del programa se ha logrado la incorporación de más de 40,350 personas que han demostrado un cambio positivo de conducta en el uso del agua que ha sido detectado por la evaluación y monitoreo del proceso.

El tema 7: Agua y Economía indica que el agua es un patrimonio económico- social, cuyas características físicas y químicas son las que permiten los procesos biológicos, pero al mismo tiempo, es su disponibilidad y su gestión lo que posibilita el desarrollo.

En este tema se reitera la importancia del agua en el crecimiento y desarrollo de la economía y el hecho de que puede valorarse por la medición o estimación de indicadores correlacionados al uso del agua y a su propia interrelación.

Un indicador que puede explicar la importancia del agua en el desarrollo nacional es la relación entre las demandas de agua de varios sectores con el desarrollo de la economía de un país y es precisamente lo que se presenta en las actividades agrícolas, turismo, minería, industria y globalmente en el desarrollo nacional.

El tema 8: desarrollo y fortalecimiento institucional versa sobre la práctica correcta de conservación del recurso agua para garantizar su disponibilidad en la cantidad, calidad en los lugares requeridos y en su permanencia adecuada simultáneamente, dentro de parámetros de costos que sean asequibles a los estamentos de la población productiva del país y razonablemente subsidiables por el Estado a los sectores sociales con incapacidad para cubrirlos por sí mismos.

Todo ese potencial a que se hace referencia requiere de recursos permanentes, sin el cual su aprovechamiento se reduce al mínimo o es explotado indiscriminadamente en perjuicio de su renovación y conservación, en detrimento de la reproducción y agotamiento inequitativo de la riqueza de los recursos no renovables y el pobre usufructo de los renovables y conservables.

Ese recurso permanente es el recurso humano, cuya formación y preparación es tarea primordial de la sociedad a través de sus instancias educativas y los organismos gubernamentales que auspician la educación nacional en todos sus niveles.

Finalmente, en el tema 9: Cuenca Binacional se destaca los nexos que unen cercanamente a República Dominicana y Haití. El marco político binacional tiene brechas significativas en el ámbito normativo y en la disponibilidad de herramientas que impiden a ambos estados cumplir con el espíritu de los acuerdos. Los objetivos se enfocan en la paz y no en el manejo coordinado de los multiservicios ambientales de la cuenca.

Los conceptos de equidad o de uso racional referente al balance hídrico no están definidos. El marco normativo no tiene alcance suficiente para incluir las fuentes de agua importantes en el sistema del río Artibonito. Dicha diferencia hace imposible que los estados se comuniquen uno con otro sobre sus planes de desarrollo económico que afectan el caudal del río Artibonito y sus tributarios.

Otro aspecto es que el marco normativo excluye el ámbito subterráneo. El marco normativo no incluye el tema de contaminantes en su definición contemporánea. Son insuficientes las herramientas que posibiliten un buen intercambio sobre planes y proyectos que pueden ser considerados como competencia por el uso del agua. 

Una comunicación efectiva entre los dos países requiere indicadores claros, líneas de base sobre caudales y extracciones de agua, y aprobación oficial para el intercambio de dicha información con los roles institucionales definidos. No existe monitoreo de indicadores que pueda proveer alerta sobre potenciales problemas ni acuerdo para el intercambio oportuno de información de interés para ambos estados. Sin dichas herramientas el dialogo entre países se dificulta, y en caso de una posible disputa, el proceso de arbitraje seria limitado sin llegar a conclusiones. 

Para responder a los problemas y diferencias, los gobiernos de la República Dominicana y de Haití con el apoyo del Fondo Mundial de Medio Ambiente (GEF) y del PNUD elaboraron, mediante un proceso participativo, un Plan Estratégico de Acción que responde a la necesidad de estimular el desarrollo económico con una visión común de la cuenca binacional del río Artibonito.

Este plan contempla la utilización de los servicios ambientales como eje del desarrollo económico, dentro de una estrategia integrada de uso y manejo de los recursos naturales, como respuesta a los problemas binacionales. El plan define la inversión en proyectos de infraestructura, energía, agua y reforestación, las cuales son claves para aumentar, conservar y sostener los servicios ambientales y, por consiguiente, el desarrollo económico sostenible.

El plan tiene una inversión estimada de US$ 98 millones planeada en dos fases de cinco años cada una, con un enfoque prioritario en obras de infraestructura para la producción de energía, riego, y control de sedimentos.

El plan de inversiones producirá beneficios de: (a) aumento de 120 a 150 MW de energía; (b) aumento del área irrigada en 3,500 ha.; (c) aumento de 10,000 ha. de cobertura forestal y agroforestal en 5 subcuencas priorizadas; (d) un marco político y social (consejo de cuenca) que facilita la panificación y comunicación inter-sectorial; (e) un marco técnico capacitado para planificación y manejo de recursos hídricos, la consulta binacional, intercambio de información y el monitoreo de los indicadores a nivel de cuenca; (f) y un sistema de monitoreo hídrico que provee información a largo plazo sobre los cambios en el patrón hídrico por uso y por cambio climático a nivel de cuenca.

Por alguna razón, el acuerdo binacional fue pospuesto durante procesos electorales en ambos países. El documento y su declaración están siendo revisados como punto de integración de los dos países, siendo el tema focal el manejo integrado y sostenible de suelos y aguas.

El endoso del programa por ambos gobiernos prepara las condiciones para el desarrollo de acciones políticas y técnicas que le permitan a las dos naciones articular y buscar soluciones para enfrentar los efectos de la competencia en el uso del agua y suelo previo a convertirse en situaciones potencialmente conflictivas.

El tema 10: financiamiento de proyectos de agua subraya que el flujo financiero debe al menos duplicarse y este debe venir de mercados financieros, autoridades/instituciones de agua, tarifas a través de instituciones financieras, autoridades de gobierno y de agencias públicas para el desarrollo. Duplicar el volumen financiero, se debe ver como una inversión indispensable si se desea alcanzar otros objetivos como la salud, la alfabetización y la reducción de pobreza absoluta a la mitad. Se es capaz de este esfuerzo, pero no tendrá sentido y no sucederá a menos que haya un esfuerzo igualmente sin precedentes para reformar el modo en que se aborda el problema de agua. Esto concierne a aquellos en todos los niveles de responsabilidad, desde el pueblo y comunidades hasta las Naciones Unidas. Lo anterior significa que el buen gobierno, la responsabilidad, la participación de la sociedad civil, la descentralización y la transparencia son ingredientes necesarios.

Financiar la infraestructura del agua significa gastar dinero en efectivo para capitalizar activos físicos a largo plazo. Esto es financiado por el flujo actual de efectivo o reservas de la empresa de agua, o tomando préstamos o capital, que deben ser reembolsados a lo largo del tiempo por usuarios de agua o transferencias fiscales. Tales fuentes de financiamiento son solo factibles si el reembolso a largo plazo por los usuarios, los contribuyentes y donantes es posible. Las fuentes de financiamiento más grandes son locales, como los gobiernos, bancos y usuarios, todos difíciles de cuantificar en términos globales.


CNCCMDL-0182-019 -Sintesis COP24 para MIREX.pdf DOCUMENTO PAIS AGUA.pdf Informe COP24 Rep Dom Cambio Climatico.pdf MPRD-ONU-NY-0653-2019.pdf Informe del Congreso Transición Energética y Cambio Climático en el Caribe.pdf Informe del Primer Foro de Energía Renovable Dominico Francés.pdf Informe El cuarto Foro anual de múltiples partes interesadas en Ciencia.pdf Visita al Parque Solar en Monte Plata.pdf
Sello de certificación de la E1:2014 con el NIU 14010-01-E10E28 Sello de certificación de la A3:2014 con el NIU 14010-01-A314128 Sello de certificación de la A2:2016 con el NIU 14010-01-A20E10